América,  Destinos,  Estados Unidos,  Nueva York

Ruta por las afueras de Nueva York: pueblos del Hudson.

Estados Unidos es un país tan grande que siempre tienes la sensación de que te rodea todo un mundo por descubrir. Esto junto con mis ganas locas de conducir por las carreteras americanas fue lo que nos llevó a alquilar un coche y hacer una ruta de un par de días por los alrededores de NY.

El primero de los días lo dedicamos a hacer una visita mucho más clásica y descubrir Washington, la capital de USA. Desde Nueva York en coche hay unas 3 horas y media, por lo tanto es un destino muy viable para ir. Tras la visita a la capital dormimos cerca de la ruta que teníamos en mente para el día siguiente, que era visitar los pueblos que rodean el río Hudson.

🛏Dónde dormir:

Hicimos noche en un motel de carretera situado en la localidad de Newburgh (a una media hora de NYC) que se llamaba Super 8 by Wyndham Newburgh. No era precioso pero nos resultó muy funcional, ya que tenía todas las comodidades para una estancia larga: plancha y tabla de planchar, microondas, cafetera, nevera pequeña… Cosas que evidentemente nosotros no usaríamos, pero que está bien que estén allí por si acaso. La cama era King size y de las más cómodos que recordamos al momento de viajar. Además, todo estaba limpio y el personal era muy agradable.

El precio fue de 70$ la noche con desayuno incluido.

Justo delante del motel había una cafetería donde servían comida 24h. Esto nos fue genial ya que veníamos sin cenar y al ser tan tarde pensábamos que ya no conseguiríamos comer nada. Allí comimos la que para mí fue la mejor hamburguesa del viaje en USA (no sé si por el hambre que teníamos, pero fue realmente una delicia). El local era el típico dinner de película americana con un personal rápido y agradable. De hecho el establecimiento pertenece a una conocida cadena americana llamada Denny’s.

Una vez cenados fuimos al motel donde dormimos como nunca! Qué cama más cómoda, alejados del ruido de Nueva York.

Al día siguiente nos levantamos bastante temprano, tomamos unos gofres con mantequilla de cacahuete en el motel y comenzamos nuestra ruta por pueblos cercanos al río Hudson.

🔸Beacon

Nuestro primer destino y muy cercano a nuestro alojamiento. Pueblo de película americana, limpio, cuidado y con una calle principal plegada de tiendas monas. Beacon es chiquitito, así que enseguida lo vimos. Hicimos y deshicimos el camino principal dos veces, parando en las tiendas y pasando también por los callejones pequeños hasta que nos parecía que ya no llevaban a ninguna parte.

IMG_2632
IMG_2634
IMG_2639
IMG_2655
imgcache0.151965808
imgcache0.152250079
imgcache0.154196866

Se nos pasó volando el rato allí, pero queríamos seguir la ruta. Para continuar teníamos dos opciones, la primera era seguir por la autopista bien asfaltada. La segunda era continuar por la ruta número 9, que era una carretera secundaria menos transitada. Como nos lo queríamos tomar con calma escogimos esta segunda opción y fue todo un acierto. La ruta nos encantó, descubrimos pueblos preciosos que fuimos cruzando, barrios residenciales de película y hay que decir que conducir por esta carretera fue todo un gusto. En un punto concreto de la ruta atravesamos un pueblo precioso que nos hechizó: Rhinebeck. A pesar de las ganas locas de parar allí, Coral insistió en ir al siguiente pueblo, que según ella debía ser más bonito todavía.

🔸Hudson

Al llegar al siguiente pueblo lo cruzamos en medio de mi risa bromeando, ya que este parecía no ser tan especial. Seguimos la ruta hasta llegar a nuestro destino, la localidad de Hudson, donde en principio íbamos para ver un antiguo faro aún en activo llamado Esopus Meadows Lighthouse (que encontramos más tarde). Primero pero decidimos pasear por el pueblo de Hudson. La verdad es que a pesar de que había muy poco ambiente, el pueblo era bonito y muy auténtico, todo plagado de carteles clavados en los jardines de las casas, preparándose para la campaña electoral. Nos llamó mucho la atención el formato para pagar el estacionamiento ya que cada dos coches había un parquímetro. En éste ponías las monedas junto donde hubiera tu coche y un reloj que había en la pantallita subía de tiempo. Cuando ya habías alcanzado el tiempo deseado, lo empezaba a restar tiempo sin la necesidad de ticket ni ningún otro comprobante. Una vez pagado el parquímetro, compramos alguna bebida y volvimos al coche a terminar de ir hasta el faro.

imgcache0.126613214
imgcache0.120163234
imgcache0.121459389
IMG_2656
ç

Cuando dentro del coche pusimos el GPS para ir el faro, de nuevo Coral tuvo un acierto fantástico. Se había confundido y el faro estaba en el río Hudson, pero no cerca de la localidad de Hudson! Así pues ya que teníamos que deshacer el camino, esta vez aprovechamos para parar al pueblo que habíamos visto anteriormente.

🔸Rhinebeck

Todo dos coincidimos cuando nos lo preguntamos. Sin lugar a dudas, Rhinebeck fue el pueblo que más nos gustó de los visitados. Es también el más pequeño de todos, ya que no llega a los 8.000 habitantes, pero también es el más bonito. Sus calles se caracterizan por sus casitas de madera y de ladrillo y sus tiendas muy bien decoradas, haciendo del pueblo un lugar muy acogedor. Como ya pasábamos del mediodía y empezábamos a tener hambre, aprovechamos para comer aquí.

IMG_2681
IMG_2688
IMG_2690
IMG_2684

A la hora de comer nos acompañó de nuevo una anécdota muy divertida. Quisimos comer la típica pizza americana así que entramos en una pizzería que hacía muy buena pinta llamada Village (19 E Market St, Rhinebeck, NY 12572). Coral no quiso pizza y pidió un plato de pasta Parmigiana (ella creía que estaba pidiendo una lasaña) y yo pedí una pizza. Para picar pedimos un pan con queso deshecho que a Coral se le puso entre ceja y ceja. En primer lugar nos llevaron el pan éste, que consistió en una baguette entera llena de queso. Seguidamente separaron un poco la mesa de al lado y pusieron allí una mesa anexa a la nuestra. Terror, alguno de los dos había pedido algo gigante, así que como no teníamos muy claro cuál era el plato de Coral, pensamos que quien había pedido comida para 20 era ella. El susto final vino en el momento en que a ella le llevaron un plato bastante contundente pero de tamaño normal. Esto sólo podía significar que la tabla anexa era para mi pizza. Efectivamente, al poco rato trajeron una pizza gigante que ocupaba la tabla anexa entera (y eso que yo había pedido el tamaño pequeño). En ese momento entendí porqué la camarera me había preguntado si quería una porción o una pizza entera. De hecho, observando a los otros clientes, nosotros éramos los únicos que habíamos pedido una pizza completa.

A pesar de hacer un esfuerzo inhumano y por muy buena que estuviera la pizza, sólo conseguimos comer la mitad. Suerte pues que la camarera no tuvo ningún problema en guardarnos la pizza dentro de una caja para llevar, así que terminó siendo nuestra cena (allí todavía deben reír de los pobres catalanes despistados que pidieron comida para 20).

🔸Esopus

Después de terminar de pasear por el pueblo, ahora sí, pusimos rumbo al faro de Esopus Meadows Lighthouse, en Ulster Park (localidad de Esopus). A pesar de hacer tantas vueltas la espera valió la pena ya que las vistas desde donde se ve el faro son preciosas. Es un lugar encantador que muy poca gente conoce y donde estuvimos prácticamente solos todo el tiempo disfrutando de las maravillosas vistas.

484FE368-E55C-4A2C-A953-8478F944FCED
6CBF4109-7337-4A2A-93F1-D7BFFEEEC41B

Además, la equivocación al hacer la ruta hasta Hudson nos permitió descubrir pueblos que no habíamos escuchado nunca antes y que fueron una parte mágica del viaje, por lo que recomendamos muchísimo ir por la ruta 9 hasta Hudson, no tanto por el destino (que también nos gustó descubrir) sino sobre todo por lo que hay de trayecto: pueblos bonitos, paisajes encantadores y casas de películas americanas que nos fascinaron durante toda la ruta. Si te gusta conducir no dudes en descubrir esos rincones que se encuentran muy cerca de NYC.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Coral Majuelo Recoder.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Siteground que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.